En el ámbito económico, al hablar sobre la elasticidad, nos referimos a la elasticidad-precio de la curva de demanda de un servicio o producto determinado. Así, se hace referencia a la capacidad de la solicitud de un producto de responder ante una modificación de su precio.

De esta manera, podríamos definir a la elasticidad de la demanda como una razón de cambios porcentuales entre la cantidad de demanda y el precio de un artículo.

¿De qué se trata la elasticidad de la demanda de un artículo?

Bajo una situación normal y constante, se genera una relación opuesta entre el valor y la cantidad del artículo o del servicio que se encuentra bajo demanda. No obstante, el comportamiento de todos los productos tras una alteración de su valor no es igual.

De esta forma, se crea la distinción entre los productos que poseen demanda inelástica y los que no.

Así, una demanda sin elasticidad implica la existencia de una curva de demanda que tiende a ser vertical.

De esta forma, independientemente del valor, la solicitud del artículo por parte del público se mantiene.

 

En estas situaciones, el valor de la elasticidad es inferior a uno, por otra parte, se considera que una demanda es elástica cuando su valor de elasticidad supera al uno.

Así, la mayoría de los productos y de los servicios tienen una demanda elástica, cuando sube su precio, la demanda baja.

Igualmente, existen otros factores que influyen en este caso, como lo son la necesidad a corto plazo de los servicios o productos ofrecidos.

De esta forma, los elementos de necesidad primordial poseen una demanda menos elástica que otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *