El modelo a corto plazo se trata del plazo más largo durante el cual no se altera por lo menos uno de los factores utilizados en el procedimiento de la producción.

De esta forma, la mayoría de los factores que se utilizan durante el transcurso de la fabricación de un producto son elementos del capital.

Entre estos se destacan edificios y máquinas, así, si la producción quisiera incrementarse de forma rápida, algunos de estos componentes no podrían reemplazarse en un plazo corto. En otras palabras, se mantendrían fijos.  Durante un plazo corto, algunos de los factores de la compañía que se denominan fijos, no pueden ser variados.

Sin embargo, la entidad se encuentra en capacidad de alterar algunos de los factores variables a corto plazo. De esta forma, la producción sólo podría aumentarse con mayor cantidad de trabajo, la cual es posible obtener a corto plazo.

¿En qué se Diferencia el Corto del Largo Plazo?

Cuando nos referimos al largo y al corto plazo, describimos la posibilidad de modificar los factores que se relacionan a la fabricación. No al tiempo que dura la misma como tal. Así, el largo plazo es el período en el que los factores de producción cambian.

La principal diferencia entre ambos plazos, se encuentra en los beneficios económicos que se obtienen. Así, en un término más breve será posible conseguir un mayor número de beneficios, en contraste de los períodos más largos, donde la frecuente entrada y salida provoca que los beneficios se pierdan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *