La inflación resulta en el incremento de dinero que circula. Esto no significa más que la inyección de dinero a un país muy por encima de las reservas nacionales que puedan respaldar dicho dinero en circulación.

Sin embargo con el pasar de los años, el concepto de inflación ha sido expandido, abarcando también al incremento descontrolado de precios de productos y servicios de una nación.

La inflación suele ser uno de los indicadores económicos más consultados al momento de medir los niveles de riquezas y bienestar social de los países.

Pero la inflación no solo se manifiesta a través de los precios, sino que queda en evidencia en la disminución del poder adquisitivo de los ciudadanos, quienes al momento de comenzar la inflación irán adquiriendo menor cantidad de productos con mayor cantidad de dinero.

Causas de la inflación

La inflación puede tener diversas causas. Generalmente están ligadas a varios aspectos sociales y políticos, que al final terminan afecta de manera directa a los consumidores.

La principal causa de inflación suele ser por la gestión de políticas monetarias emanadas de la máxima autoridad bancaria o Banco Central de un país.

Estas políticas económicas lo que hacen es ordenar el incremento en la emisión de dinero en efectivo sin contar con un verdadero respaldo del mismo.

Esto, a corto plazo, solo logra disminuir el valor real de la moneda, obligando a un incremento constante y considerable de los precios.

La oferta y demanda también tienen un papel importante en la inflación. Si la demanda de un producto supera la capacidad de producción, los precios van a sufrir el incremento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *